Seca el trasero de su amiga y no puede evitar empalmarse

En una visita sorpresa a un amigo, esta gordita tuvo un apretón y fue corriendo al baño. Tuvo un pequeño accidente y mojó el suelo y su trasero, hasta tener que pedirle al chaval que lo secase con una toalla. Tras hacerlo, no pudo evitar meterle mano al tener delante semejante culo y como no, pronto se hizo evidente su empalme. Ella se dio cuenta y al final, no pudo contenerse y decidió probar su polla en un polvazo, con el que acabaron con esa situación tan morbosa que se había creado.

Categorias: Culazos
13:54
Videos Porno relacionados